Show Cooking. La cocina en vivo, con un buen vino

La cocina en vivo o showcooking es tendencia en los grandes eventos gastronómicos. Famosos de la cocina, chefs telemediáticos y artistas comparten momentos estelares de estos grandes encuentros donde creación, comunicación, aprendizaje y diversión se unen en perfecto maridaje.

Contrariamente a lo que se cree, cocinar frente al comensal es tan antiguo como el propio cocinar. Los persas, egipcios, romanos y griegos utilizaron un formato de banquete a la vista en sus fiestas, con preparaciones según gustos y capacidad de ingesta no tan alejadas de lo actual. En el siglo XVIII, el rey de Francia, incluía entre las diversiones para sus grandes invitados, el lucimiento del cocinero real y se llegaron a hacer representaciones del arte en la cocina donde se lucían cocinero y anfitrión. Pero el éxito engendra envidias. Y codicia. Lo mío es mío ¿por qué compartirlo? Los creadores se fueron escondiendo hasta terminar enclaustrados en las cocinas donde guardaban  celosamente sus secretos y recetas. La difusión del arte de cocinar se limitó a unas pocas personas.

Cocinar delante del cliente trajo una moda por parte de los que no pertenecían a los fogones: los “Maîtres”. Eran estos quienes terminaban la cocción de algunos platos en un “rechaud” -utensilios para cocinar-. Flambeaban platos a la vista del comensal sobre el “gueridon”,  -mesa auxiliar- Los años 70 y 80 son los del “steak tartare” al gusto.

Pero si todo esto sucedía en occidente, en Japón, -la cocina más limpia del mundo- se formaban profesionales en preparaciones pero también en manipulaciones. Los “teppanyaki” -plancha en japonés-, son los restaurantes nipones que utilizan esa gran plancha central donde los clientes pueden disfrutar el espectáculo de ver cocinar sus platos en vivo.  Sin embargo, la cocina en vivo como hoy la conocemos, nace y se desarrolla en la restauración a la carta impulsada por los avances tecnológicos, las nuevas tendencias  de diseño y ambientación y por supuesto la demanda de un cliente cada vez más exigente en cuanto a la calidad alimentaria.

El showcooking se ha convertido en un concepto en alza. Los restaurantes apelan a variantes, desde cursos de cocina para jóvenes o adultos, hasta juegos y espectáculos a la vista del cliente -El Cielo, Criterion-. Otra variante es la ‘chef’s table‘, una mesa en el centro de la cocina que permite disfrutar del menú observando todos los pasos de su preparación. Recientemente suelen utilizarse pantallas de video, como el Kikara de Bilbao, donde todo el proceso de elaboración de los menús por parte de su chef estrella, es televisado para todos los comensales.

La cocina en vivo presenta más ventajas que inconvenientes. Desde el punto de vista de los cocineros, éstos se darán a conocer y podrán visualizar, a través de gestos y comentarios, la satisfacción que sus platos y su elaboración produce en los clientes. Si son chefs célebres, un evento de magnitud los acercará al gran público, creando una gran fiesta de la gastronomía donde profesión y diversión dejarán un recuerdo memorable.

Un último apunte. Existe un alimento que suele ser presentado por un profesional frente a unos cuantos participantes: el vino. La cata de vino es un primo de la cocina en vivo. Ambos tienen algo en común: se imparte, se reparte y se disfruta. Las dos actividades se van  a combinar este mes en “Cocina al Parque” el show que organiza la revista Demesa en Bucaramanga.

Damas y caballeros, pasen y vean.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Noticias Relacionadas