La vuelta al mundo a través de los sabores parte 11

Líbano - Cure Cuisine

Cuando les nombran el Medio Oriente estoy seguro de que muchos piensan en camellos, mujeres bailando la danza del vientre y un gran desierto, pero déjenme decirles que cuando prueben la gastronomía libanesa de Cure Cuisine no querrán volver a comer nada más que no sea del Medio Oriente. Además viajeros, para los que cuidan su figura, es una de las comidas más saludables del mundo.

Proveniente de familia libanesa, Wilson Gómez Cure quiere que jóvenes santandereanos descubran las maravillas gastronómicas y culturales del Líbano y que se atrevan a salir un poco de esa cotidianidad, para explorar nuevos sabores y platillos que deleitan hasta al más exigente. Todos deberían probar por lo menos una vez en la vida platillos como el arroz de almendras, los quibbes (rollitos fritos u horneados de carne de res, trigo, cebolla, especias árabes y hierbabuena), los indios de repollo o parra que vienen con arroz y carne, envueltos en hojas de parra o repollo, y el icónico falafel o croquetas de garbanzo con especias.

Descubrirán maravillas gastronómicas que muchos ni se imaginaban. Es más, viajeros, les cuento que comiendo estos platillos tan saludables pueden prolongar su vida y llegar a ser longevos, como lo afirman los adultos mayores en el Líbano.

Pero Cure Cuisine no solo ofrece platillos tradicionales y muy populares del Líbano, sino que ha innovado con otras propuestas auténticas gourmets del Medio Oriente, para ampliar la variedad gastronómica de nuestra ciudad, con delicias como los mini shawarmas, que son una versión casera compuesta por rollitos de pan servilleta de pollo o mixto con ensalada y salsa de ajo, o mi preferido de esta experiencia, el Ali Nazik, que es un pincho de res molida con perejil y especias, sobre una cama de yogur árabe con berenjenas ahumadas y tomates, acompañados de pan pita. ¡Toda una delicia al paladar!

Sin dejar a un lado el sabor colombiano, Wilson también se las ingenió para mezclar lo mejor de ambas cocinas, y crear propuestas como los fatayers de queso y cebolla, donde se fusionan los sabores árabe y costeño.

Y como todo final tiene que ser dulce, en esta parada me aseguré de que así lo fuera, porque el Líbano tiene variedad de postres inimaginables, pero el infaltable es el blakawa que está hecho a base de masa filo, relleno de almendras, bañado en almíbar y con un toque de agua de azar; un postre que ha causado furor en cualquiera que lo prueba.

Presupuesto para 2 personas en Cure Cuisine: desde $39,900 COP

Instagram: @cure_cuisine
Facebook: @curecuisine

Por: Caesar Ferreira
@caesarferreira
Fotografías: Juan Pablo Gómez
@digitalizandoelmundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Noticias Relacionadas